En el artículo anterior hablamos sobre varios aspectos del papel, como su origen y procesos de fabricación. Ahora que sabemos un poco más de sus características generales pensamos: Muy bien, pero ¿cómo escojo el papel que necesito? Por lo que decidimos profundizar en los tipos de papel que existen para diferentes técnicas artísticas y las propiedades de cada uno de ellos. En esta guía te daremos algunos consejos y te contaremos lo que necesitas saber para escoger el papel adecuado para tu próximo proyecto artístico.

 

Papel de dibujo

El dibujo puede incorporar materiales de técnica seca o húmeda, por lo que el papel adecuado variará dependiendo del medio con el que se esté trabajando. El papel más asociado con el dibujo es el apto para impresoras, el cual suele venir en resmas y se puede encontrar en varios formatos. Este papel suele ser fabricado a partir de celulosa y está hecho principalmente para técnicas de dibujo secas como el grafito y carboncillo, sin embargo, los papeles de impresión más gruesos (200 gramos o más) sí resistirán algo de acuarela y tinta sin doblarse demasiado. Además, está disponible en una gran variedad de tonos y gramajes. Los papeles de impresión de mayor calidad tienen una leve textura y entregan la resistencia necesaria para mantener las marcas en su lugar e incrementa la profundidad de rango que se puede lograr con grafito o carboncillo.

Otros papeles para técnicas secas:
Los papeles Bristol, Marker (para marcadores) y Layout (papel de esbozo) son superficies suaves que funcionan particularmente bien con lápices de tinta de todas las variedades; la falta de textura es compatible con las puntas delicadas ya sean de metal o de fieltro, y las líneas se mantienen claras y definidas.

Papeles aptos para técnicas húmedas y secas:
Si tu intención es combinar el dibujo con pinceladas de acuarela o acrílico, el papel de acuarela tomará el medio húmedo de mejor manera, aunque el encolado que permite que le papel no sea tan absorbente puede causar que las puntas de fieltro o los marcadores acrílicos se gasten más rápido, esto puede ocurrir incluso en los papeles más satinados prensados en calor.

Marcadores

Los requerimientos más importantes para la mayoría de los trabajos con marcadores, bosquejos y dibujo es que el papel que se use no transfiera color, sea blanco y suave. Los blocs para marcadores y los que evitan que se transfiera la tinta tienen una capa especial que le da un leve brillo a la superficie blanca. La tinta fluye sin problemas y el color se ve parejo y brillante. El grosor también permite aplicar capas de color sin que el papel se deforme. Los blocs de esbozo contienen un papel mucho más delgado que es útil para hacer bocetos de un proyecto final o planear ideas.

 

Pasteles

La opacidad de los pasteles implica que pueden ser utilizados sobre superficies de colores fuertes sin que este cambie la apariencia de las marcas realizadas. Por este motivo, los papeles para pasteles están disponibles en una gran variedad de colores y tonalidades. Los mejores papeles son libres de ácidos y fabricados a partir de algodón. Las superficies para pasteles son texturizadas, ya sea levemente o intensamente, esto afecta la cantidad de color que quedará adherida a la textura de la superficie. Esto ayuda a mantener el color donde debe estar y también hace posible crear capas de color.

 

Acuarela

El papel de acuarela es una superficie versátil que tiene un grado de absorción que permite a los colores transparentes verse muy luminosos. El papel de acuarela no se limita al uso exclusivo de pinturas acuarelables, sino que también puede ser utilizado con acrílicos, gouache, pasteles, lápices, grafitos, carboncillo e incluso puede prepararse para ser usado con óleo. Con tantas opciones cien por ciento algodón, puede ser una superficie duradera para distintos medios.

El material del que está fabricado el papel de acuarela determina su resistencia, durabilidad y precio. Los papeles de acuarela más económicos, así como los que solemos encontrar en croqueras y libretas, están hechos a partir de pulpa de madera, a la cual se le remueven los componentes ácidos naturales que contiene, como la lignina. En consecuencia, estos papeles resisten la decoloración y no se vuelven amarillentos. Sin embargo, no son tan duraderos como los de algodón. El algodón es la fuente más pura de celulosa y sus fibras son más largas que las de madera, haciendo que el papel sea más duradero y resistente a un tratamiento más duro. También existen papeles de acuarela que son una mezcla de los dos. El porcentaje de algodón agrega fuerza y durabilidad, sin alcanzar los altos costos del papel 100% algodón.

Los papeles de acuarela están disponibles en tres texturas:
El papel de grano satinado o prensado en calor es la superficie con menos textura, ya que es prensada entre dos rodillos de metal calientes durante su fabricación. Este papel es ideal para las personas que les guste trabajar delicadamente con muchos detalles, cómo es el caso de los artistas botánicos. El papel prensado en calor tiende a ser el menos absorbente de los tres y las pinceladas aguadas pueden mantenerse en la superficie por un largo tiempo. Además de la pintura en acuarela, este tipo de papel es excelente para detalles en lápiz, tinta y dibujo en grafito.
El papel de grano fino o prensado en frío tiene una leve textura y es la superficie más popular para trabajar en acuarela, ya que se adapta bien a distintos enfoques artísticos. La pintura se absorberá levemente por la textura de la superficie pero también será amigable con los trabajos más detallados. El papel prensado en frío tiende a ser un poco más absorbente que el papel prensado en calor.
El papel de grano grueso es el de textura más rugosa de todos, esto permite que los efectos de granulación (asentamiento de las partículas de los pigmentos) se incrementen. Este papel es especialmente compatible con técnicas de pintura expresivas. Cabe destacar que a pesar de que estas categorías para describir la textura de los papeles son utilizadas universalmente por los fabricantes de papel de acuarela, existe una variación en las superficies dependiendo del fabricante. El papel de acuarela no está solamente disponible en su blanco tradicional, también existen en colores más oscuros, como café y negro, los cuales son increíbles para resaltar acuarelas perladas y metálicas. El gramaje del papel de acuarela es bastante alto, esto hace que sea más grueso y por lo tanto resista más cantidad de agua sin doblarse. La mayoría de los papeles de calidad de artista vienen en 300 gramos pero también existen desde los 200 gramos hasta incluso los 640 u 800 gramos.

Técnica mixta

Los papeles de técnica mixta están hechos para soportar aplicaciones de pintura, pero al mismo tiempo manteniendo la apariencia y sensación de papel de dibujo. Es perfecto para trabajo lineal y lavado, así como también con lápices acuarelables. Usualmente tienen una textura de pergamino sutil y están hechos de algodón, celulosa o bambú. Generalmente, los papeles de técnica mixta están disponibles en formato de croqueras o blocs.

 

Óleo

Los papeles para óleo tienen una capa especial que previene que éste absorba el contenido oleoso de la pintura. Usualmente tienen una textura similar a la del lino en su superficie, aunque también existen prensados en frío. Es importante que el papel para óleo sea sellado para prevenir que este absorba la pintura, lo que oscurecería los colores y causaría que eventualmente se pudran las fibras naturales del papel. Si el papel absorbe mucho aceite de la pintura, los pigmentos podrían separarse, en consecuencia tendría una apariencia mate y en algunos casos el pigmento podría caerse de la superficie. Es por esto que los papeles para óleo son encolados interna y externamente o solo internamente. En comparación a otros papeles de arte que no han sido preparados para pintura al óleo, el papel para óleo reduce significativamente la cantidad de aceite que absorben las fibras del papel. En consecuencia, los colores se mantienen vivos y más brillantes. Los papeles que están encolados externamente son los que absorben la menor cantidad de aceite, sin embargo, ninguno de estos papeles es 100% resistente al aceite. Si quieres garantizar que tu trabajo final esté sobre una superficie que no absorba aceite, es recomendable aplicar una capa de gesso acrílico o utilizar un medio de secado rápido para la pintura.

 

Acrílico

Los papeles para pintura acrílica tienen una textura que replica la de la tela de un bastidor o una superficie prensada en frío idéntica al papel de acuarela. La textura otorga resistencia para que al pasar el pincel cargado de pintura por la superficie, esta se adhiera a la textura y se mantenga en su lugar. Este papel está hecho de celulosa y deriva de madera que ha sido hervida para remover la lignina (que contiene ácido), si esto no se elimina de la pulpa, provocaría que el papel se ponga amarillo y se vuelva frágil al exponerse a los rayos UV muy rápidamente. Los papeles para acrílico están disponibles en varios gramajes, por lo general entre 230 y 450 gramos. El papel más ligero podría ondularse si es que se aplican capas gruesas de pintura, lo cual puede evitarse fijando el papel a una tabla o mesa y despegarlo una vez que la pintura se haya secado. Una de las maravillas de la pintura acrílica es que se puede aplicar en casi cualquier superficie, es por esto que también se pueden utilizar papeles que sean aptos para fluidos, como el papel de acuarela, técnica mixta o Yupo (papel sintético).

Los papeles de acrílico u óleo usan mucho menos espacio, son más livianos y económicos que los bastidores tradicionales, lo cual los hace más fáciles de guardar, trasportar y escanear. Es una superficie excelente para experimentar nuevas técnicas y crear bocetos rápidos. También es posible poder escribir notas al reverso de cada hoja.

 

Papel sintético

El papel sintético es una opción relativamente nueva para los artistas, la cual introduce una alternativa muy interesante a los papeles de arte tradicionales que están hechos de celulosa, y permite nuevas formas de trabajo con una variedad de acuarelas y técnicas mixtas. Originalmente, fue diseñado para la impresión de etiquetas y empaque, por la compañía Yupo de Legion. El papel Yupo es una superficie blanca y brillante, hecha 100% de polipropileno que no se arruga, resiste rasgaduras y no es absorbente. Pintar en esta superficie es una experiencia totalmente diferente a trabajar sobre papel de algodón o celulosa. Para los trabajos en técnica húmeda o seca es recomendable darles una capa de barniz en spray para mantener todo en su lugar. Este papel está originalmente disponible en 390 gramos Heavy opaque, 200 gramos Medium opaque y 153 gramos Translucent.

 

Calidad del papel

Otra característica importante a considerar a la hora de escoger un papel es su calidad. Todo tipo de proceso artístico requiere cualidades específicas, por lo que un papel puede ser excelente para acuarela pero totalmente inapropiado para un dibujo con tiralíneas, por ejemplo.

Sin embargo, lo que sí es cierto es que independientemente del medio, los mejores papeles están hechos a partir de algodón o lino. Las fibras son más largas y fuertes, por lo que el papel es más firme también. Incluso si lo frotaras, doblaras o borraras mucho sobre el papel, éste sobreviviría mucho mejor que cualquier papel fabricado con celulosa de madera. Todos los papeles de arte están hechos de tal manera que se asegure que tenga un contenido de ácido lo más bajo posible. En el caso del algodón o el lino, son libres de ácido naturalmente por lo que no hay de qué preocuparse, pero los papeles de celulosa tienen que pasar por procesos de neutralización y ocasionalmente podrían tener un pequeño rastro de contenido ácido. El ácido causa que el papel pierda color con el paso del tiempo y que se vuelva quebradizo. Sin embargo, cuando el contenido de ácido es tan mínimo, es muy probable que el papel no se deteriore en el transcurso de una vida humana.

 

Etiqueta

Muchas veces nos puede ganar la confusión o la mala memoria, en esos casos siempre nos podemos fiar de la etiqueta del producto. Generalmente los papeles vienen con una etiqueta o descripción detallando sus características. Dentro de ellas podemos encontrar: tipo de papel, gramaje, material del que está hecho, si es libre de ácidos, formato, color y textura.

 

¿Entonces, qué tengo que tener en consideración a la hora de elegir papel?

Entender las cualidades del papel nos ayudará a que podamos obtener los mejores resultados en nuestras prácticas y trabajos artísticos. Principalmente, es necesario tener claro el medio con el que vamos a trabajar, y dependiendo de eso debemos poner atención a las diferentes características que posee el papel. El peso o gramaje es importante en especial cuando utilizamos técnicas húmedas. La textura del papel nos puede facilitar crear efectos y apreciar características en ciertos medios. También podemos experimentar con los distintos colores que hay disponibles para cada técnica. Como mencionamos antes, cada tipo de papel y el material con el que está fabricado tiene sus ventajas y/o limitaciones. Pero finalmente, lo más importante es que cada uno pueda encontrar el papel que más le acomoda para que éste se vuelva un canal de expresión artística y no una limitación.